El accidente que sufrió Fernando Alonso el pasado 11 de febrero en Lugano (Suiza) mientras entrenaba en bicicleta ha servido de material didáctico para que Dirección General de Tráfico explique cómo se deben hacer los giros en vías de doble sentido para evitar accidentes como el del bicampeón de Fórmula 1.

En el último número de la revista 'Tráfico y Seguridad Vial', la DGT pone el ejemplo del accidente de bicicleta sufrido por el asturiano sin dar un veredicto sobre quién tuvo la culpa, pero ejemplificando los errores que pueden cometer tanto ciclista como conductor.

"Un incidente que nos sirve para explicar las normas y las precauciones para todos los implicados en un giro en una vía de doble sentido", reza el texto de la DGT, que por medio de una infografía pone imagen de cómo sucedió el accidente.

"El vehículo azul (implicado en la colisión) pretende girar a la izquierda desde un carril habilitado para ello. Esta maniobra requiere atravesar el carril del sentido contrario. Así que, mal ejecutada, puede provocar un grave accidente. Por tanto, debe detenerse y señalizar su intención de girar, observar atentamente (al frente y a la izquierda) y calcular la distancia a la que están los vehículos que marchan en sentido contrario y a qué velocidad se aproximan. Y tomará la decisión de avanzar cuando no haya riesgo alguno", explica.

En referencia directa a ciclistas, señala que "antes de girar es recomendable extremar la atención y las precauciones con los usuarios más vulnerables. Y si no hay visibilidad suficiente para valorar si hay riesgo en la maniobra, se debe renunciar a realizarla".

A su vez, habla de las conductas imprudentes de algunos ciclistas, cuyo "comportamiento de riesgo los 'oculta' a la vista de otros conductores".

"Los ciclistas deben circular normalmente dentro de su carril, adecuar la velocidad y no adelantar a otros vehículos por los laterales si no es posible mantener una separación adecuada o si ponen en riesgo a otros usuarios, como peatones. Y, aunque el coche que gira deba ceder el paso, siempre es recomendable mantener la alerta por si lo incumple", apunta la DGT.

"Por último, antes de girar también es necesario observar más allá, a la vía a la que el coche azul se incorpora. Porque allí puede haber un peatón en el arcén (si lo hubiera) o en medio de la calzada, o un grupo de niños y adultos cruzando la calle por un paso de peatones. En todo caso, el vehículo azul debe cederles siempre el paso. Y si prevé que al hacerlo bloqueará el paso al sentido contrario, deberá esperar y no iniciar el giro hasta tener la vía libre", zanja.

Así, Dirección General de Tráfico pone de ejemplo el accidente de Fernando Alonso, que le supuso una fractura en la mandíbula y la pérdida de varias piezas dentales, para concienciar a peatones, ciclistas y conductores de los peligros que entraña un giro mal realizado.