Fernando Alonso tiene otro hito que añadir a su ya amplio palmarés como piloto. No todos los pilotos que empiezan el Dakar tienen la suerte de acabarlo y el asturiano sí que ha acabado cruzando la línea de meta de la última etapa... y de qué manera.

El español, acompañado de Marc Coma, ha exprimido su Toyota al máximo para intentar hacerse con la victoria en la última etapa, quedando en cuarta posición a 3:25 de Al-Attiyah y consiguiendo quedar por delante de Sainz, Peterhansel, De Villiers y Ten Brinke.

Un segundo, un tercer y un cuarto puesto

Alonso y Coma han acabado en 13ª posición en la clasificación general, lastrados por sus dos incidentes durante el Dakar. El más grave, cuando dieron dos vueltas de campana en la etapa 10 y estuvieron a punto de abandonar la competición.

 

Sin embargo, las sensaciones no han podido ser más positivas para los españoles, que han logrado acabar varias etapas en posiciones cabeceras (un segundo, un tercero y un cuarto puesto) y han estado al ritmo de gran parte de la cabeza del Dakar... salvo del trío Sainz-Al Attiyah-Peterhansel.

En definitiva, una muy buena primera experiencia para Fernando Alonso en el Dakar en la que ha conocido la cara menos gentil de la competición del motor más exigente.