No hay días de descanso para un campeón. Que se lo digan a Carlos Sainz. El piloto madrileño ya está en España después de conquistar su tercer Rally Dakar.

A sus 57 años, Sainz mantiene un físico que ya quisieran muchos jóvenes, algo clave en su victoria en el rally más exigente del planeta.

Eso sí, Sainz es mortal y también le toca lidiar con problemas que nos pueden pasar a todos, como el jet lag. El campeón ha subido un vídeo a sus redes sociales en el que se le ve haciendo ejercicio.

 

"Cosas del jet lag. No podía dormir... ¿qué mejor idea que entrenar un poquito? Venga, hasta luego", comenta Sainz a sus seguidores.