Se enfrentaban en la NHL los Washington Capitals frente a los Ducks. Cuando apenas faltaban 30 segundos para terminar ese segundo tiempo, los jugadores de ambos equipos se enzarzaron en una pelea, dejando prácticamente al portero de los Ducks solo. Situación que aprovechó uno de los jugadores de los Caps que no estaba en la pelea para marcar el 2-0.

 

La imagen del día es el momento en el que el portero, tras el gol, busca una explicación a por qué no había nadie defendiendo para evitar el tanto y ve a todo su equipo peleándose detrás de la portería.

Finalmente el encuentro terminó 5-3 para los Capitals.