El clima en estos Juegos Olímpicos está siendo un quebradero de cabeza. Ya se ha producido un tifón en la semana que llevamos de competición y con su 'salida' del archipiélago japonés, ha llegado todo lo contrario.

Se registran temperaturas superiores a los 30 grados y con una humedad de un 70%, que para los tenistas está siendo mortal, teniendo en cuenta que jugando al sol el efecto es mayor y que los que siguen compitiendo en el torneo llevan ya múltiples partidos en sus piernas en pocos días.

 

Cansancio y condiciones extremas que están causando quejas y bajas. La más llamativa, la de Paula Badosa, quien tuvo que abandonar la competición empujada en una silla de ruedas por un golpe de calor cuando disputaba los cuartos de final individuales.

Más tenistas han sufrido para acabar sus partidos, como el ruso Daniil Medvedev. "Si muero os hacéis responsables", le dijo al juez de silla en un partido que empezó a las 11:00 de la mañana frente a Fognini.

 

Esos horarios son los que los tenistas quieren cambiar con tal de poder disputar el torneo con condiciones más favorables y que las pistas no parezcan escenas de "The Walking Dead", como apuntaba Diego Schwartzman con humor.

"Que tres personas que estén con aire acondicionado decidan que juguemos a 40 grados es un chiste", continuaba el 'peque' algo más crítico y serio en sus declaraciones.

Por esa razón, Novak Djokovic se ha puesto al mando de las operaciones en defensa de todos sus compañeros y compañeras y ha solicitado formalmente que no se inicie la jornada tenística antes de las 15:00 hora local.

Cambio de horarios

Ante las quejas de los tenistas, la organización ha anunciado el cambio de los horarios de los partidos. Por ello, los encuentros que se disputaban a partir de las 11 (hora local), pasarán a disputarse a las 15 en el Ariake Tennis Park.

Además, la Federación Internacional de Tenis ha decidido implantar descansos de diez minutos siempre que los tenistas lo soliciten cuando se dispute un partido por encima de los 30º.