Estados Unidos es indudablemente una de las mayores potencias del deporte y de la historia de los Juegos Olímpicos. Siempre se presentan a las citas olímpicas con una delegación extensa y con opciones de medalla en casi todas las pruebas, pero si por algo se caracterizan es por ser los reyes de la velocidad junto a Jamaica.

Acostumbran a tener atletas en todas las finales, tanto en el individual masculino, como femenino y las carreras de equipo. Los relevos se han convertido en una prueba fetiche para los americanos y este año han defraudado.

Es una de las sorpresas de la jornada del jueves: Estados Unidos no estará en la final del 4x100 masculino. Con una marca de 38.10, los americanos solo ha sido capaces de llegar a la meta en sexta posición.

Los cinco primeros tiempos pasaban a la siguiente ronda y los estadounidenses se quedaron a las puertas, a tan solo dos centésimas de Ghana, que junto a China, Canadá, Italia y Alemania son los países que superaron al equipo formado por Trayvon Bromell, Fred Kerley, Ronnie Baker y Cravon Gillaspie.

 

Estos cuatro hombres han sido duramente criticados tras la eliminación por una de las mayores leyendas del atletismo 'yankie' Carl Lewis, quien no se arrugó al atizar a los deportistas por su actuación.

"El sistema de pases está mal, los atletas corren con las piernas equivocadas y estaba claro que no había liderazgo", remarca Lewis en sus redes sociales. Incluso llegó a comparar la actuación con la de deportistas amateurs.

La conclusión del diez veces medallista olímpico es que "fue una vergüenza total y completamente inaceptable para un equipo de USA", un equipo que dice adiós a Tokio 2020.