A cualquier deportista olímpico se le está permitido expresar su opinión y defensa política o social en momentos anteriores y posteriores a su evento, en declaraciones a los medios e incluso en sus cuentas personales durante estos Juegos Olímpicos de Tokio.

Sin embargo, el Comité Olímpico Internacional dejó claro antes de empezar esta edición que el único momento en el que no se pueden manifestar tales actos es en la ceremonia de entrega de medallas.

Esa es la infracción que ha cometido la estadounidense Raven Saunders y por la que puede ser sancionada. La lanzadora de peso consiguió la medalla de plata en su modalidad y una vez en el podio y con la medalla colgada se atrevió a levantar los brazos y cruzarlos en forma de 'X' haciendo un gesto que según la propia atleta "es un gesto en favor de todas las personas que están oprimidas".

 

Saunders, también conocida como 'Hulk' por sus mascarillas del personaje animado y su color de pelo mitad verde mitad morado, ha sido clara en su mensaje y se muestra indiferente a la posible sanción.

"Lo importante es gritar a toda mi gente negra, a toda mi comunidad LGBTI, a toda mi gente que se ocupa de la salud mental. Eso es más grande que nosotros y que los poderes fácticos. Entendemos que hay tantas personas que nos admiran, que buscan ver si decimos algo o si hablamos por ellos", dijo.

Por su parte, el COI valora qué decisión tomar ya que por el momento prefieren estudiar y "entender por completo lo que ha pasado". El portavoz Maark Adams ha declarado que están en contacto con el Comité Olimpico de Estados Unidos y World Athletics, y entre las tres organizaciones están "considerando los siguientes pasos a dar".