Ya es suficiente la presión y la responsabilidad que se pone uno mismo en hacer las cosas bien. Laura Gil luchó con todas sus fuerzas para meter a España en una nueva semifinal olímpica frente a uno de los conjuntos más fuertes del cuadro femenino de baloncesto.

Francia superó a las españolas en un final apretado y en el que los pequeños errores en los últimos momentos sentenciaron la derrota del conjunto dirigido por Lucas Mondelo.

A la jugadora a la que más se la criticó por no estar acertada en ese momento de la verdad fue a la jugadora del Valencia Basket. "Ayer no estuve acertada, fallé tiros que a ojos de cualquiera eran tiros fáciles", ha dicho en redes sociales con una carta en la que demuestra su dolor por la eliminación.

 

A pesar de no haber sido su día en el tiro, la ala-pivot ayudó a que España llegara con opciones de eliminar a las francesas con asistencias clave, una lucha constante bajo los tableros en la lucha por los rebotes tanto en defensa como en ataque y en la defensa intensa, que provocó varias pérdidas y errores de las galas.

Por ello, Gil considera que dio todo lo que tenía y que debemos aprender a "saber ganar y saber perder", entre otras cosas por los duros comentarios que ha recibido: "Todo el mundo tiene derecho a opinar pero no todas las opiniones son respetables".

Una carta que demuestra su compromiso con la selección y con el país por representarlo, a la vez que valor por exponerse a todos los focos que la apuntaban.