Los partidos de fútbol de benjamines de los grandes clubes han vuelto al punto de mira tras este fin de semana. Y es que en el encuentro del Villaverde San Andrés frente al Real Madrid de benjamines terminó 0-31 en favor del equipo blanco.

Esto desató la indignación del club que no entendía que estas cosas pudieran ocurrir en "el fútbol formativo" y acusaban tanto a los clubes y a la propia Federación.

 

De esta forma se volvía a abrir el debate sobre este tipo de goleadas, especialmente en niños, ya que podría tener un efecto negativo en la moral de los jugadores que a veces no llegan a los 10 años de edad.

En la rueda de prensa de Zinedine Zidane han aprovechado para preguntarle qué opina sobre esta polémica y el técnico lo tiene claro: "Están ahí y juegan. Pase lo que pase en el campo. Lamentablemente puede pasar esto. Es un poco feo encajar 31 goles, pero no es competencia del entrenador decir que no ataquen. Es más cosa de la Federación. En el baloncesto después de conseguir 50 puntos de ventaja se para el partido, hay que mirar por ahí".

De esta forma lanza el problema a la Federación Madrileña para que sean ellos quienes tomen medidas y eviten que estos resultados vuelvan a repetirse.