Una vez más, el deporte vuelve a vestirse de vergüenza. Este lunes, durante el partido del Torneo Nacional sub-17 que enfrentaba a Talentos Envigado y Patriotas, se desató una bestial batalla campal que obligó a suspender el encuentro.

El Parque Estadio Sur de Envigado fue testigo de como un rifirrafe entre varios jugadores terminó con una pelea multitudinaria que inmiscuyó a jugadores, suplentes y cuerpos técnicos de ambos equipos.

El colegiado, ante la imposibilidad de detener el enfrentamiento, suspendió el partido de forma indefinida. Además, se espera que la Difutbol, organismo que rige la categoría, tome cartas en el asunto y proceda con las sanciones.

 

El Envigado, club matriz de Talentos, ha publicado un comunicado en el que se muestra "en total desacuerdo con los actos de violencia" y en contra de "cualquier manifestación de violencia". A su vez, ha dado "por terminado el vínculo de apoyo interinstitucional" con el filial después de lo ocurrido.