Regates, filigranas, caños... Todo el mundo a estas alturas conoce la manera de jugar de Vinicius Jr. Pero es que el brasileño ha recibido de su propia medicina.

Visitó la Fundación Real Madrid y compartió un rondo con algunos niños. Allí, uno de los pequeños le realizó un 'cañito' que rápidamente ha corrido como la espuma por las redes sociales.

 

"Estoy muy contento de saber que soy un ídolo para ellos. Yo llegué al Flamengo en 2010 y en 2011 llegó Ronaldinho. Entonces siempre que lo veía, me quedaba muy contento, sólo con saludarlo ya me daba alegría. Y aquí siento que los niños sienten lo mismo cuando están cerca de nosotros", explica Vinicius en este vídeo de su canal de Youtube.

"Ha pasado todo muy rápido. Estoy muy contento de que la gente valore mi trabajo", continúa el brasileño, que poco a poco se ha hecho con un puesto de titular en el once de Zinedine Zidane.