Los recopelotas son uno de los grandes clásicos del fútbol. Voluntarios, niños o adolescentes, que están alrededor del campo sirviendo balones a los futbolistas cuando estos salen por la línea de fondo. Esto, eso sí, podría cambiar... y podríamos dejar de verlos por el coronavirus. Y por un invento que ya se está probando.

El objeto en cuestión es enteramente de plástico. Cuenta con una base, un palo vertical y, sobre este, una cesta que se adapta al balón en cuestión y que es deformable.

La Asociación Deportiva Arousa ya está en conversaciones con la Federación Gallega. "Se plantean usar esta patente. Podrían repartirse por el campo y así se minimizarían las pérdidas de tiempo. Además, se necesitaría el mínimo número de voluntarios posible", cuenta Alberto Diz, del Arousa de fútbol 7.

El invento ya se usó en 2015, en un torneo sub 12: "Hacía mucho calor y se cambió a los recopelotas".