Día de fiesta en San Sebastián tras el éxito de la Real Sociedad en la Copa del Rey. El equipo 'txuri urdin' sumó su tercer entorchado del torneo del K.O. tras vencer en la final nada más y nada menos que al Athletic en un derbi vasco en el que Oyarzabal marcó el único gol del equipo.

Así pues, la alegría llenó las calles de Donosti y también incluso de Sevilla, con una peña blanquiazul que despidió a los de Alguacil con aplausos.

Ya en San Sebastián, medidas de seguridad para evitar que los aficionados se acercaran a los jugadores y alegría contenida en la ciudad por las medidas COVID.

"No pudimos salir a celebrarlo, pero con el buen tiempo podemos tomarnos algo en las calles", dijo un aficionad.

Todo lo contrario se vivió y se vive en Bilbao. Todo, por los actos vandálicos de varios aficionados del Athletic y por los enfrentamientos que protagonizaron con la Policía. Aún quedan restos de la batalla, que dejó varios destrozos y a una joven herida.