Víctor Sánchez del Amo, entrenador del Málaga, aseguró que estaba siendo víctima de "una extorsión" después de que se difundiera un vídeo sexual suyo que le llevó a la expulsión del club.

"Quiero informar de que estoy siendo objeto de un delito contra mi intimidad con acoso y extorsión. El asunto está en manos de la Policía", aseguró en un tuit después de ser suspendido de sus funciones como entrenador.

 

Sánchez del Amo anunció que tomará medidas contra la persona o personas que difundieron el vídeo: "Compartir o difundir contenido íntimo de cualquier persona sin consentimiento también es delito, ya sea a través de las redes sociales o cualquier otra forma según establece el artículo 197 del Código Penal con penas para los que difundan contenidos personales sin consentimiento de la persona afectada. Gracias por vuestro apoyo y comprensión".

El exentrenador está en lo cierto y es que él ha sido víctima nada más y nada menos que de la conocida como 'sextorsión'. Según ha informa el Diario Sur, a Sánchez del Amo le exigieron el pago de 20.000 euros en bitcoins a cambio de no publicar esas imágenes.

De hecho, el vídeo sexual habría sido grabado sin el consentimiento del técnico del club andaluz y las amenazas habrían empezado cuando se encontraba en Oviedo por el partido que jugaba el pasado sábado su equipo en esa ciudad.

Precisamente en Oviedo fue donde presentó el pasado domingo una denuncia por una posible extorsión ante la emisión de un vídeo íntimo y, posteriormente, presentó una denuncia ampliatoria en Málaga por un delito contra su "intimidad con acoso y extorsión".

Este miércoles la Policía Nacional ha presentado la denuncia ampliatoria en el Juzgado de Guardia y la Fiscalía ha informado favorablemente para que se investigue a las personas y medios de comunicación que hayan podido difundir el vídeo, según han informado fuentes judiciales. La denuncia será remitida al Juzgado Decano para sea investigado por el juzgado que le corresponda.