Impactante imagen recogida en los campos de fútbol de Italia. En un partido del grupo A de la primera categoría del Piamonte, un entrenador agredió al árbitro del encuentro tras ser expulsado previamente.

El choque enfrentaba al Oleggio Castello contra el Carpignano el pasado domingo, cuando en la segunda parte, con el marcador 2-0 a favor de los locales, el trencilla de Turín Andrea Felis decidió sacar la tarjeta roja al técnico asistente Giovanni Alosi por las incesantes protestas e insultos del mismo por el arbitraje.

En cuanto Felis se dio la vuelta, Alosi, aún más violento que lo que ya estaba, se dirigió hacia la posición del árbitro. Varios integrantes del equipo intentaron frenarle en su camino, pero tras un breve cara a cara, el colegiado volvió a girarse y es ahí cuando el entrenador sacó a pasear su puño.

 

Recibió el impacto en la cara y sintió el dolor principalmente en su mandíbula y pómulo derecho y, tras unos segundos de conmoción, hizo sonar su silbato para decretar el final del partido.

Ese pitido supuso la suspensión instantánea del encuentro, con un 3-0 a favor del Oleggio Castello y está a la espera una sanción ejemplar.