El racismo y la violencia (se puede presentar de múltiples formas, no solo física) vuelven a azotar con dureza el mundo del deporte. Esta vez el involucrado en uno de los jugadores más mediáticos del panorama mundial de fútbol, Paul Pogba. El centrocampista franés del Manchester United fue el encargado de lanzar el penalti que podría haber sido definitivo frente al Wolverhampton, pero lo falló.

Tras errar desde los once metros, al futbolista galo le llovieron las recriminaciones, insultos y hasta amenazas de muerte a través de las redes sociales. "Jodido Pogba", "Mierda sucia" o "Matad a ese jodido gorila", fueron algunas de las 'delicadezas' que le brindaron los aficionados de los 'red devils' a su jugador, mensajes que posteriormente serían eliminados por la plataforma.

 

El Manchester United ha salido a defender a su futbolista a través de un comunicado publicado en los perfiles del club en las redes sociales, donde se denuncian los hechos ocurridos tras el partido frente al Wolves. Futbolistas de la plantilla 'red' como Harry Maguire o Marcus Rashford también han querido salir al paso para defender a su compañero.

 

 

Los incidentes racistas se repiten en Inglaterra tan solo unas semanas después de que Tammy Abraham, futbolista del Chelsea, también fuera insultado tras errar un penalti ante el Liverpool en la final de Supercopa de Europa en Estambul.