Nuevo episodio de insultos racistas que sacuden el mundo del fútbol. En esta ocasión, el lamentable incidente ha ocurrido en el encuentro que han disputado el Vitória Guimaraes y el Oporto.

Moussa Marega, jugador del Oporto, tras recibir diversos insultos, decidió abandonar el terreno de juego visiblemente enfadado. Sin embargo, sorprendemente, ninguno de sus compañeros le apoyó en su decisión, de hecho, le instaron a que se mantuviera en el verde.

 

Por si fuera poco, la solución que encontró su entrenador no fue otra que sustituirle. Tras el cambio, el partido prosiguió su transcurso como si nada hubiese ocurrido.