Nuevo episodio de racismo en el mundo del deporte, esta vez en el fútbol sala. Durante la disputa del encuentro que ha enfrentado al Zaragoza contra el Palma Futsal en el pabellón Siglo XXI de la ciudad aragonesa, se han vivido unas lamentables imágenes.

El jugador brasileño del Palma, Diego Nunes, ha recibido unos vergonzosos insultos por su color de piel. "Mono, mono" le han gritado algunos aficionados del Zaragoza.

El Palma ha emitido un comunicado denunciando lo ocurrido: "Nuestro jugador Diego Nunes ha recibido gritos racistas a la finalización del partido en Zaragoza por un sector de la grada que ha comenzado a gritarle "mono". Es vergonzoso que se repitan estos comportamientos. No los podemos tolerar ni permitir".

 

El propio jugador ha salido al paso en redes sociales y ha lamentado que haya sido la primera vez en su vida que le ocurre algo semejante, calificando literalmente como "racismo".