Lamentables imágenes las vividas este sábado durante el partido de la Tercera División catalana que enfrentaba al Bon Pastor contra la UD Carmelo.

A falta de dos minutos para que se cumpliera el tiempo reglamentario, el árbitro del encuentro mostró una cartulina roja para un jugador de cada equipo.

Tras la acción, un jugador del Bon Pastor agredió a uno de la UD Carmelo, desencadenándose una brutal pelea en la que participaron jugadores, integrantes y aficionados de ambos equipos.

 

Patadas, puñetazos empujones... una vergonzosa escena que obligó al colegiado a decretar el final del encuentro. Esto no es deporte.