Se acumulan los ataques a la estatua de Zlatan Ibrahimovic. El delantero sueco cuenta con una estatua en su país natal, una figura que no para de ser mancillada después de un gesto que muchos no le perdonan.

Hace algo menos de un mes, Ibrahimovic anunció su decisión de comprar el 25% del Hammarby, club rival del Malmoe, su club de origen. Esta acción fue percibida como una traición por parte de los aficionados más radicales del club.

"Muere, gitano", se podía leer en la estatua tras conocerse la noticia. Durante las últimas semanas, ha recibido ataques de todo tipo, siendo el último uno de los más llamativos. Hinchas han decidido cortar la nariz de la figura del delantero y uno de los dedos de los pies.

"Zlatan nació aquí y seguirá aquí. Es un ejemplo para los jóvenes y su estatua no va a ninguna parte", dijo la responsable de cultura, Frida Trollmyr, tras los primeros ataques. La estatua está cada vez más cerca de caerse, y eso ha provocado que ya se valoren diversas opciones para su futuro

Las medidas de seguridad que rodean a la estatua no han impedido que se produzcan estos incidentes. El exjugador del Ajax, Milan, Inter, Juventus, PSG, Barcelona y Manchester United todavía no ha revelado si nuevo destino, aunque son muchos los rumores que le colocan en el Everton de Ancelotti.