Unionistas de Salamanca, equipo perteneciente al Subgrupo 1 del Grupo A de Segunda división B, el cual lidera, ha denunciado a través de su página web y sus redes sociales que la RFEF les ha "obligado" a realizar 500 kilómetros para jugar ante el Racing de Ferrol a pesar de Filomena y que se desaconsejan, por seguridad, ese tipo de viajes.

Así reza el texto que han compartido en su página web: "Unionistas quiere mostrar su estupor al verse obligado a viajar a Galicia poniendo en riesgo la salud de la expedición en condiciones que van en contra de todas las recomendaciones de la DGT, el Ministerio de Transportes, la subdelegación de gobierno y otras autoridades".

"Unionistas de Salamanca ha recibido a las 15:09 del sábado una notificación de la FCYLF, reunida con la RFEF, en la que se confirmaba la suspensión del partido", prosigue el texto.

A pesar de eso, el club dice que no recibió una "ratificación oficial de la suspensión del partido".

Así pues, Unionistas ha tenido que viajar a lo largo de este domingo a Galicia: "La empresa que realiza los viajes del equipo nos ha indicado que no lo hará porque no quiere poner en riesgo ni a sus trabajadores, ni a sus clientes, ni a sus propios autobuses".

Y es que el viaje no ha sido fácil, tal y como dice el club a través de varios tuits en su cuenta oficial: "La salida de la ciudad ha sido peligrosa. La nieve se ha convertido en hielo".

"Debido al estado de las carreteras, algunos jugadores como Ramiro Mayor no pudieron llegar al punto de salida del autobús y sus propios compañeros tuvieron que recogerlos en coche", afirman.

 

 

El propio presidente, Miguel Ángel Sandoval, confirmó el peligro que corren al viajar así: "La salida de Salamanca no ha sido fácil. Hubo que buscar a dos jugadores que no podían llegar, y hemos tenido un tramo en el trayecto bastante malo".

"Nos dijeron que suspendiéramos el viaje porque el partido estaba suspendido. Pero, imagino que por presiones del equipo contrario, nos han dicho que preparásemos el viaje", afirma.