El partido de la Eredisie entre el PSV y el Ajax acabó con incidentes a la salida de los jugadores del estadio. Los aficionados más radicales del equipo local trataron de agredir a Dusan Tadic, al que lanzaron monedas.

Durante el encuentro, el atacante del Ajax había tenido sus más y sus menos con Dumfries, al que se encaró tras marcar de penalti: "Me llamó cobarde. Qué debería hacer, ¿le tengo que dar las gracias por llamarme cobarde?".

Tras este incidente, los ultras le esperaron a la salida del campo y tuvo que abandonar las instalaciones escoltado por varias personas de seguridad. Aun así no se pudo evitar que estos radicales intentaran agredir al atacante.

 

Se colocaron tras un cordón de seguridad y le lanzaron varios objetos, entre ellos monedas que le impactaron en el rostro. Tadic corrió hacia el autobús de su equipo, alejado de estos aficionados, que continuaron insultándole desde la distancia.