Tremendo susto el que se llevaron este jueves los jugadores del Benfica, en especial Julian Weigl y Zivkovic.

Según 'A Bola', tras empatar a cero en casa frente al Tondela y cuando el autobús regresaba con la plantilla hacia el Centro de Entrenamientos de Seixal, unos individuos apedrearon el vehículo.

Tanto el jugador alemán como el serbio tuvieron que ser trasladados al hospital tras sufrir diversos cortes en el rostro debido a los cristales.

"Este hecho es profundamente lamentable y repugnante, más aún, en un momento en que el fútbol portugués se ha unido para reanudar una actividad que hace vibrar a millones de personas en nuestro país", reza parte del comunicado que hizo público la Liga de Portugal.

 

"Es absolutamente inaceptable que eventos como este continúen ocurriendo en la sociedad, dejando en claro que los autores de estos actos no son fanáticos del fútbol, sino criminales que sin duda serán identificados por las fuerzas de seguridad y responsables", añade.

Afortunadamente, los jugadores se encuentran fuera de peligro y las autoridades competentes ya se encuentran investigando el caso para atrapar a los autores.

Déjà vu a 2017

Cabe reseñar que el propio Julian Weigl también sufrió un intento de atentado terrorista contra el autobús del Borussia Dortmund en 2017.

En ese mismo accidente, que ocurrió en el preludio del partido de Champions League frente al Mónaco de Kylian Mbappé, también estuvo envuelto Marc Bartra, que tuvo que ser hospitalizado tras resultar herido en la explosión.