Elseid Hysaj ha comenzado con mal pie su periplo como nuevo jugador de la Lazio. Tras terminar contrato con el Nápoles y por petición expresa de Maurizio Sarri, nuevo técnico del cuadro romano y ex del napolitano, el lateral albano recaló en la capital de Italia el pasado 17 de julio.

Durante la 'ceremonia' de bienvenida y la clásica novatada, Hysaj se animó a cantar durante una comida en un hotel de Auronzo di Cadore (Véneto), donde el equipo realiza su pretemporada.

El albano entonó el 'Bella Ciao', himno popularizado a raíz de la 'Casa de Papel', pero con un gran trasiego histórico: fue usado como lema de la resistencia antifascista por los partisanos entre 1943 y 1945.

La canción no ha sentado nada bien a la afición de la Lazio, conocida mundialmente por su marcado carácter de extrema derecha.

Al jugador le han llovido amenazas, críticas e insultos a través de las redes sociales, aunque la reacción más llamativa ha sido una pancarta en el Puente Corso di Francia (Roma) con el siguiente mensaje: "Hysaj gusano, Lazio es fascista".

 

"Históricamente hemos sido aficionados de extrema derecha. Y lo digo con orgullo. La camiseta de la Lazio es algo fuera de este mundo. Hysaj se equivocó, no hay excusas", explica Franco Costantino, uno de los ultras más radicales de la Lazio.

Por su parte, el club ha defendido a su nuevo jugador, asegurando que la escena está fuera de cualquier contexto político: "Es deber de la entidad proteger a uno de sus integrantes, y excluir el hecho de algo relacionado con la política, que ciertamente en este caso nada tiene que ver con el contexto informal y amistoso en el que se desarrolló el episodio. La pretemporada del equipo debe continuar con el máximo compromiso deportivo y en el clima de serenidad que se respiraba hasta ahora".