Desde que explotase el conflicto bélico en septiembre, Armenia y Azerbaiyán se encuentran inmersos en una terrorífica guerra que mantiene en jaque a la población de ambos países.

El problema ha traspasado las esferas sociales y se ha sumergido directamente en el deporte, teniendo sus consecuencias en los organismos competentes.

La UEFA ha abierto un expediente al Qarabag azerbaiyano, rival del Villarreal en la Fase de Grupos de la Europa League, por unas polémicas afirmaciones de su jefe de prensa en su perfil de Facebook.

"Debemos matar a todos los armenios: niños, mujeres, ancianos, sin arrepentimiento ni compasión. Si no los matamos, nos matarán a nosotros ya nuestros hijos", reza el mensaje escrito Nurlan Ibrahimov.

 

El club ha condenado las palabras de su jefe de prensa, pero también ha remarcado la necesidad de una "respuesta internacional" en el conflicto de cara a apaciguarlo.

"Condenamos enérgicamente los repetidos bombardeos y asesinatos de civiles inocentes por las fuerzas armadas armenias en las ciudades de Barda y Tartar. Exigimos una respuesta internacional a la destrucción, la pérdida y el sufrimiento de civiles inocentes como resultado de estos ataques", ha escrito el Qarabag en su perfil en redes sociales.