Tras 11 meses en el paro, Mourinho vuelve a los banquillos dirigiendo el Tottenham y la UEFA le da la bienvenida recuperando un viejo vídeo donde vemos una faceta del entrenador que no es muy habitual en él, al menos en las ruedas de prensa.

 

Ya aseguró hace tiempo que había cambiado. Después de que el Manchester United lo despidiese en diciembre de 2018, pensaba que no volvería a entrenar a ningún equipo grande. Lo pasó mal, muy mal, lo vimos llorar en entrevistas mientras confesaba que extrañaba el fútbol, pero ese sufrimiento llegó a su fin.

Ojalá veamos más este perfil que el entrenador mostraba con estos niños, los que disfrutaban de un Mourinho humilde, alegre y divertido que les chocaba la mano y bromeaba con algún que otro despistado.