La figura de Diego Armando Maradona genera una amalgama de sentimientos difícilmente explicables, especialmente en Argentina.

El 'Pelusa' ha sido recibido en Rosario como lo que es, una leyenda del fútbol mundial que es idolatrada por donde va. Pero la afición de Newell's, el último rival de su equipo, el Gimnasia de La Plata, se ha volcado con Maradona.

En el estadio Marcelo Bielsa se vivió una auténtica fiesta. A los cánticos y celebraciones por la vuelta de Maradona, que tuvo una breve presencia en Newell's (apenas cinco partidos), se unión un regalo especial.

El equipo 'leproso' regaló al '10'... un trono personalizado. A Maradona le gustó el regalo, sentándose en su trono durante el encuentro y dando órdenes sentado en él. Tras el partido, que acabó con victoria por 0-4 para Gimnasia, firmó su regalo, que tenía la inscripción 'D10S' grabada.