Jordan Henderson y Jurgen Klopp comparecieron ante los medios de comunicación antes del partido clave que afrontará el Liverpool ante el Salzburgo. Su rueda de prensa dejó un momento tenso entre el técnico 'red' y el traductor.

Una mala traducción a las palabras de Henderson hizo estallar al entrenador alemán. "Sabemos que podríamos quedar eliminados de la próxima ronda, pero no sentimos presión. Vamos relajados a este partido. Tenemos la experiencia y la confianza suficiente", dijo el traductor, unas palabras que no se correspondían con la realidad y que Klopp se encargó de matizar.

 

"Es una mierda cuando un traductor se sienta al lado de un entrenador que habla alemán. La pregunta era si el título de Champions obtenido el año pasado nos podría ayudar, porque en otras situaciones como esta, siempre hemos respondido. Y él -Henderson- no dice que vamos relajados al partido, reconocemos el desafío que tenemos por delante. Habla acerca de cosas habituales. Deberías escuchar bien, de lo contrario, lo puedo hacer yo por mi cuenta, no es tan difícil...", criticó Klopp.

Klopp, junto al traductor en su rueda de prensa | Reuters

Pese a su enfado, dejó una de sus perlas en clave de humor para aliviar la presión que había en ese momento en sala de prensa: "Ya estoy en modo competición, como podéis ver".

Tras el partido contra el Salzburgo, Klopp empezó su rueda de prensa pidiendo perdón al traductor por sus duras palabras: "Antes de empezar, me gustaría pedir perdión por lo de ayer. Sé que algo así molesta porque ha sucedido en público. Ha sido una estupidez. No me gustó la traducción, pero la manera en la que me expresé fue estúpida. Tengo que ser mejor, te pido disculpas. He sido un idiota".