A menos de un mes para que sea libre para negociar con cualquier club su fichaje a coste cero a partir del 1 de julio, Kylian Mbappé no deja de copar portadas en los últimos días tras la publicación de su cómic biográfico.

En el mismo se trata la trayectoria del joven futbolista francés desde que era tan solo un cigoto hasta llegar a la madurez adulta.

En 1998, año en el que Francia se alzó con el Mundial tras endosarle un contundente 3-0 a Brasil en la final, Mbappé ya escuchaba el nombre del que luego sería su ídolo: "¡Zizou, Zizou, Zizou!".

Ya mayor, con motivo de la Navidad, sus padres le regalaron una camiseta en la que no estaba la cruz sobre la corona, a lo que Mbappé se mostró tajante.

Ya por un cumpleaños, le regalaron una maqueta del estadio Santiago Bernabéu. "Espero que en este caso no falte una corona o algo así...", le dice un familiar, a lo que Kylian replica: "Bueno, eso ya lo veremos cuando os lleve yo a todos allí".

Sobre su visita a Madrid, en el cómic se refleja la llamada de Zidane a su padre. "Cree que le haría ilusión, sí, a nosotros también. Esa fecha es perfecta, sí, es justo el día de su cumpleaños", le dijo su progenitor.

Ya en la capital española, Mbappé pudo conocer a su otro ídolo, Cristiano Ronaldo, del que empapeló toda su habitación con fotos del portugués.