La fiesta de ascenso a Segunda División del Kocaelispor estuvo a punto de acabar en una tragedia. El club turco logró el ascenso al fútbol profesional, pero el festejo estuvo marcado por un accidente que pudo saldarse con la vida de uno de sus jugadores.

Para celebrar el ascenso a la categoría de plata del fútbol turco, el Kocaelispor organizó una ruta por la ciudad de Izmit con un autobús descapotable. Todo parecía que transcurría con normalidad cuando de repente el bus pasó por un túnel.

Cuando el bus pasó muy cerca del techo de hormigón, todos los integrantes del vehículo se agacharon para no golpearlo. Todos menos Bahri Can Avci. El futbolista se cayó estrepitosamente al suelo desde lo alto del bus.

 

En ese momento la tensión y el miedo empezó a sustituir el ánimo de la fiesta. Tras el accidente los jugadores empezaron a gritar que el autobús parase de inmediato, y rápidamente llamaron a una ambulancia para que atendiera al jugador, que fue trasladado al hospital. Por suerte, no ha sufrido ninguna lesión de gravedad.

Bahri Can Avci salvó su vida en dos ocasiones. La primera tras levantarse de una dura caída. Y la segunda después de que el vehículo que iba tras el bus consiguiera frenar a tiempo para evitar un atropello.