El Tenerife ha abierto expediente a uno de los futbolistas de su primera plantilla, después de una redada realizada por la Policía Local de la isla en un club de alterne. Las redes sociales habrían identificado a uno de los futbolistas isleños entre los desalojados del local.

El jugador, al que el Tenerife no ha querido nombrar, sería el defensa Alberto Jiménez, reconocido en redes sociales por los tatuajes de su brazo. Además, la Policía habría levantado acta también a Javier Alonso, canterano, y podría haber un tercer miembro de la plantilla.

Ante estas informaciones, el Tenerife ha reaccionado mediante un comunicado en el que confirman la apertura de un expediente de carácter interno.

 

"El CD Tenerife ha iniciado un expediente de carácter interno, a fin de esclarecer los hechos y posteriormente depurar las consiguientes responsabilidades", empieza el texto.

Los isleños afirman que aplicarán, "con el máximo rigor, el vigente Protocolo Unificado de Entrenamiento y Competición de LaLiga, y el Reglamento Disciplinario de Régimen Interno de la entidad blanquiazul".

"El CD Tenerife lamenta profundamente este tipo de comportamientos que resultan inaceptables desde todo punto de vista, y más aún en la coyuntura social y sanitaria actual", termina el comunicado.

Los futbolistas, con su presencia en el local nocturno que la Policía desalojó, habrían quebrantado el protocolo de LaLiga para evitar contagios, a la par también que el propio régimen interno estipulado por el club".