El Real Valladolid se encuentra en una situación límite. El equipo vallisoletano es penúltimo en la tabla, con 31 puntos y el sábado recibe al Atletico de Madrid en la última jornada de la Liga. Todavía tienen posibilidades de salvarse pero no dependen de sí mismos, sino de lo que hagan Elche y Huesca (con 33 puntos) en sus respectivos partidos. La temporada del cuadro blanquivioleta ha sido realmente mala, con tan solo cinco victorias en 37 jornadas.

Con casi pie y medio en Segunda División, la Federación de Peñas del Real Valladolid ha enviado un contundente comunicado a Ronaldo Nazario, presidente del Pucela. En él las peñas muestran su "malestar" y exigen una conversación formal con al mandatario brasileño para hablar de la gestión deportiva realizada en la presente temporada, la cual han calificado como una "dejadez".

"A través de este escrito, solicitamos una reunión informativa entre los Presidentes de las Peñas y Ronaldo Nazario de Lima, el actual Presidente del Club y máximo responsable del futuro más cercano de nuestro equipo. Nuestra intención es la de mostrar nuestro malestar ante lo que creemos que ha sido una completa dejadez a la hora de tomar decisiones que correspondían al ámbito deportivo durante esta temporada, teniendo como consecuencia, el inminente descenso del equipo", comienza el escrito.

"También lamentamos el hermetismo y la falta de comunicación del Club, y en especial de su Presidente, con respecto a quienes somos el pilar de este club: su masa social (Abonados, Peñas y Aficionados). De esta manera, creemos que llegado a este punto, se debe de dar las explicaciones necesarias acerca del futuro más inmediato del Club y así conocer cuáles son tanto las intenciones de su máximo mandatario como la planificación económica y deportiva a corto plazo. Todo ello basado en el objetivo de poder devolver a un club histórico como el nuestro al lugar que merece, la Primera División", reza el comunicado, en el que no faltaron críticas a los jugadores.

"Consideramos que esta Ciudad y Afición (como se ha visto en el recibimiento del partido ante el Villarreal Club de Fútbol), han estado a la altura de la Primera División. La actitud mostrada en partidos como por ejemplo en San Sebastián, siendo este prácticamente el último aliento para lograr la salvación, fue de todo menos correcta y profesional y es el fiel reflejo del sufrimiento y frustración que ha tenido que padecer la afición toda la temporada, incluido el no poder estar en los estadios", concluye la carta.