El partido de la Tercera División de Guatemala entre San Lorenzo y Batanecos ha dejado una imagen que ha tardado poco en hacerse viral en las redes sociales. A pesar de la victoria del conjunto local por 3-1, sin duda la anécdota del partido fue otra muy diferente.

Rosbin Ramos, jugador del equipo visitante, aprovecha una distracción del árbitro en una trifulca entre jugadores, para coger del césped un objeto y fingir una agresión.

El objeto había sido lanzado por la grada, pero no llegó a impactar en ningún futbolista. El de Batanecos quiso engañar al colegiado haciéndole creer que había sido agredido, cuando en realidad fue él mismo quien se golpeo en la cabeza con el objeto y cayó al suelo simulando gestos de dolor.

 

Al darse cuenta del bochornoso espectáculo del jugador, sus rivales exigieron a Rosbin que se levantase de inmediato. Sin duda, se trata de una de las imágenes más llamativas, nunca antes vistas en el mundo del fútbol.