Insólito lo ocurrido durante un partido del torneo Clausura del fútbol uruguayo. En el encuentro que enfrentaba a Club Atlético Progreso y a Villa Española en el estadio Parque Abraham Paladino, el árbitro Esteban Ostojich arrancó la segunda mitad con uno de los dos porteros ausentes.

Prestigioso colegiado uruguayo que pitó la final de la Copa América entre Brasil y Argentina, no se percató de que Rodrigo Formento no se encontraba en su portería.

El entrenador local, al darse cuenta, comenzó a gritar al colegiado, quien a su vez detuvo el encuentro hasta que el guardameta regresó a su puesto.

 

Finalmente, el partido terminó en empate a uno, aunque la anécdota de la jornada se ha quedado en el 'lapsus' del conocido trencilla, que no ha tardado en hacerse viral en las redes sociales.