Las imágenes hablan por sí solas...

 

España, que venía de eliminar contra pronóstico en semifinales a la bicampeona de Europa, Rusia, se plantó en la final del mundial de fútbol playa con el estado de gracia que vive el deporte español en este siglo XXI.

Primera final jugada y... campeonas del mundo.

 

Nada pudo hacer Inglaterra ante el doblete de Lorena y el definitivo gol de Carmen, porque las de Christian Méndez sabían que esta oportunidad era única, y no la desaprovecharon sobre la arena de Doha.

Un triunfo legendario que agranda el palmarés del deporte femenino nacional, y por el que ya han sido felicitadas desde diferentes sectores del fútbol profesional y del Comité Olímpico Español.