Sean Connery ha muerto a los 90 años. El actor, leyenda del cine, pudo haberlo sido del fútbol antes de convertirse en James Bond. El escocés estuvo cerca de firmar por el Manchester United y, aunque se decantó por la actuación, jamás dejó de lado su pasión por el balompié... y por el Barça.

Fue en 2005 cuando Sean Connery, famoso en todo el mundo por su papel como 007 y también por ser Henry Jones, padre de Indiana, en 'La Última Cruzada', aparte de su Oscar en 'Los Intocables', su Rey Arturo y su Ricardo I de Inglaterra en 'El Primer Caballero' y 'Robin Hood', compartió el Camp Nou con Ronaldinho Gaúcho.

Se enfrentaba el Barcelona, con el brasileño como gran líder, contra un combinado de jugadores palestinos e israelíes en el amistoso bautizado como 'Math for Peace'. Ahí, Connery dio el saque de honor del partido.

Fue un 29 de noviembre de 2005 cuando el británico se rindió al Barcelona: "El Camp Nou es enorme. Inmenso. Desde el césped es más impresionante. En cuanto a juego y espectáculo, el Barça es el mejor del mundo. Harán un gran papel en la Champions League".

 

Fue premonitorio, pues esa temporada el equipo que dirigía Frank Rijkaard se impuso por 2-1 al Arsenal en la final europea para levantar la orejona.

Antes del partido, Joan Laporta regaló una camiseta del Barça a Sean Connery con un dorsal muy 'James Bond': el 007.

Te puede interesar

Muere Sean Connery, eterno James Bond, a los 90 años

El día en que Sean Connery dijo 'no' al Manchester United para ser James Bond

Sean Connery: primer James Bond, último hombre extraordinario