Hace unos meses, se levantó una gran polémica en Irlanda del Norte después de que Eoin Bradley, jugador del Coleraine FC, que milita en la Premiership norirlandesa, orinara en pleno partido sobre el césped donde se estaba jugando.

Los hechos tuvieron lugar en las semifinales de Copa de Irlanda del Norte que enfrentó a finales de julio en Belfast al Coleraine FC contra el Ballymena United.

El partido se fue a la prórroga gracias a un gol del propio Bradley. Mientras su entrenador, Oran Kearney, estaba dando algunas indicaciones a sus futbolistas en los momentos previos a los treinta minutos adicionales, el delantero, con sumo disimulo, se abrió ligeramente el pantalón para poder miccionar de manera rápida y 'discreta'.

 

Las cámaras de la 'BBC 2' captaron la instantánea del jugador de 36 años y se desató la polémica. El ariete argumentó que desconocía si podía acceder a las instalaciones dadas las medidas de seguridad impuestas por el coronavirus.

Sin embargo, en base al artículo 17 de los Estatutos de la Asociación de Fútbol de Irlanda (IFA), han sancionado a Eoin Bradley con seis partidos por "mala conducta".