El Real Betis y Las Palmas homenajearon este miércoles al delantero grancanario Rubén Castro, histórico goleador del conjunto verdiblanco que no pudo jugar, ahora con el equipo insular, al estar lesionado, en un partido de pruebas en ambas formaciones que vencieron los locales (1-0) con poco fútbol.

 

El partido, además del ambiente festivo que lo rodeó por los reconocimientos al que es actualmente el máximo goleador en la historia del club verdiblanco (148 tantos), fue una interesante prueba para ambos equipos en la recta final de la preparación de pretemporada, aunque mostraron poco al desarrollarse el choque con poca intensidad.

El conjunto grancanario, entrenado por Pepe Mel, otro histórico del Betis tanto en su etapa como jugador como en la de técnico, se dispuso bien sobre el terreno de juego y tuteó a los locales desde el inicio. Los de Joan Francesc Ferrer 'Rubi', pese a ello, fueron muy efectivo pues, en su primera intentona ante el marco rival, abrieron el marcador a los diecisiete minutos con un tanto del fichaje estrella hasta el momento, el campeón del mundo francés Nabil Fekir, quien se aprovechó de un fallo defensivo.

Los béticos estuvieron en el inicio con muchos pesos pesados sobre el terreno, aunque también con ausencias significativas como la del central argelino Aïsa Mandi y el centrocampista mexicano Andrés Guardado, ambos aún de vacaciones tras sus compromisos de selecciones nacionales de este verano.

Otra ausencia importante fue la del centrocampista argentino Giovani Lo Celso, quien sí estuvo en el Villamarín con sus compañeros pero que no fue inscrito para el partido al estar en pleno proceso de negociación la posibilidad de que recale en el Tottenham inglés.

Independientemente de ello, el partido llegó a su descanso con el conjunto amarillo discutiéndole el balón al rival de LaLiga pero sin poder cuando se acercó a la meta que defendió Dani Martín, otro de los refuerzos de la campaña procedente del Sporting de Gijón.

Salió Las Palmas con renovados bríos en la reanudación del partido y ahora sí que estuvo muy cerca en varias ocasiones de batir a Dani Martín ante un rival perdido sobre el terreno, pero el empate no llegó y al cuarto de hora los locales volvieron a equilibrar el choque. Poco después, Rubi sacó al campo de una sola tacada a nueve futbolistas, en el minuto 67, y solo permanecieron sobre el césped de los titulares el portero y el central marroquí Zou Feddal.

Con el nuevo equipo, y también Las Palmas con otro completamente renovado en la recta final del encuentro, los béticos buscaron el segundo tanto pero se notó demasiado que era un amistoso y faltó intensidad. Al final del choque, Rubén Castro dio la vuelta de honor al campo ante los vítores de los seguidores, que fueron cerca de veinte mil.