La crisis del coronavirus ha azotado duramente al deporte español, provocando consecuencias nefastas, como es evidente, en el plano de la salud, y como no, en el económico.

En clave fútbol, la Real Federación Española de Fútbol propuso un plan de contingencia basado en el programa 'Impulso 23' para salvaguardad la salud financiera de los clubes del fútbol no profesional.

Tal y como ha anunciado la propia RFEF, "se ha transferido a los clubes de 2ºB y 3ª un total de 5.453.731 euros", de manera que "cumple con todos los compromisos adquiridos con los clubes y paga puntualmente en las fechas programadas o establecidas en las convocatorias".

 

La transferencia final se efectuó este lunes a los clubes de Segunda División B y Tercera División.