Este martes, LaLiga anunció que las dos próximas jornadas de Primera y Segunda división se jugarán a puerta cerrada a causa del brote de coronavirus que azota el país. Además, el Consejo Superior de Deportes confirmó que quedaba prohibida la presencia de público en cualquier evento deportivo durante este mes, con el fin de erradicar la propagación del coronavirus.

Por su parte, la RFEF ha decidido, al contrario que LaLiga, que la jornada tanto en Segunda División B como en Tercera División quede suspendida.

 

Se trata de una medida que contrasta claramente con la decisión del organismo presidido por Javier Tebas y que puede ayudar a la AFE a reclamar la suspensión de los encuentros del fútbol profesional de esta jornada ante la tesitura vírica en la que está inmersa España.