De verde. Así salió el Real Madrid en Sevilla. Quizá fuera por la igualdad entre las equipaciones, pero le hacía falta esperanza a los de Zidane. Sin duda alguna, esperanzador fue el partido que brindaron en el Sánchez-Pizjuán. Los blancos derrotaron por 0-1 al Sevilla y terminan la jornada 5 como colíderes, igualando los 11 puntos del Athletic.

Era partido grande el de Sevilla. Partido entre el equipo de Lopetegui, que llegaba en vuelo y con la opción de destacarse en la tabla, y entre los de Zidane, que vengan como vengan siempre son un duro rival para cualquier equipo. Llegaban con dudas, tras la hecatombe de París en Champions ante el PSG, pero a pesar de todo salieron los mismos menos Militao, que dejó su lugar a Sergio Ramos.

A diferencia de lo vivido en Francia, en esta ocasión el Real Madrid se cerró en defensa. No solo por el trabajo de su zaga, sino por el de todos los que en algún momento del envite se pusieron a corretear por el verde de corto. Hazard, que tuvo una ocasión clara ante Vaclik, se aplicó y mucho para ayudar a Mendy y tapar así a la flecha Navas. El arco hispalense sin duda se destensó sin la presencia de su lateral.

No tiraron ni un tiro a puerta durante los 90 minutos. Courtois, tan feliz, pues si hay alguien que estaba puesto en duda tras todo lo sucedido estas semanas era él. En cambio, los madridistas sí pusieron a prueba el arco sevillano con Eden y con Carvajal, que bien podrían haber desnivelado el partido ya desde el primer acto.

Sí se deshizo la igualdad en el segundo, con un centro medido de Carvajal que remató con elegancia, como siempre, Benzema. El francés es algo más que un '9'. Marcó, pero su trabajo consiste en algo más que marcar. Fue él quien sirvió en bandeja el que habría sido primer gol de Hazard en LaLiga mismamente cuando se topó con Vaclik. Y es que tener a un jugador así es sin duda una bendición.

Porque su tanto llegó cuando más parecía querer echarse arriba el Sevilla. Atacar atacaron. Bastante. Pero más con intensidad y con acumulación que con orden y claridad. Con velocidad, a veces con demasiada, trataron de poner cerco al área de Courtois para que la única vez que cantaron gol fuese en una acción de fuera de juego de Chicharito.

Así pues, el Real Madrid sale reforzado de un partido que podría haber dejado muy tocado a Zidane. Victoria en Sevilla, ante un rival duro, y además dejando a cero su portería. Este equipo sí puede llegar a donde quiera que se proponga.

Te puede interesar

Sevilla 0-1 Real Madrid: resultado y resumen del partido de LaLiga de fútbol profesional

Benzema celebra un gol | EFE