El Real Madrid se niega a que el Clásico del 26 de octubre se dispute en el Santiago Bernabéu, como adelanta en exclusiva 'Jugones'. Si existen problemas de seguridad, el club blanco no se negaría a aplazar el partido a otra fecha.

Desde el Real Madrid aseguran que jugar el Clásico del 26 de octubre en el Bernabéu "significaría alterar la competición".

La convulsa situación en Cataluña ha provocado la reacción de LaLiga, que trasladado al Comité de Competición la posibilidad de que este partido no se juegue en Barcelona. El partido está previsto para el próximo sábado 26 de octubre a las 13:00 horas.

La propuesta de LaLiga es la de cambiar el orden de los partidos. El partido de la primera vuelta se disputaría el mismo sábado 26 de octubre, mientras que el de la segunda vuelta se jugaría en el Camp Nou el 1 de marzo.

'Tsunami Democràtic' anunció a través de un comunicado que no tienen previsto realizar más acciones hasta ese sábado 26, día del Clásico en el Camp Nou.

Desde el FC Barcelona no hay postura oficial sobre esta propuesta. El club azulgrana emitió un comunicado tras la sentencia del juicio del procés en el que defendían que "la prisión no es la solución".

La Comisión Antiviolencia ha declarado el partido de alto riesgo este miércoles. LaLiga sostiene que el aplazamiento se debería a un "caso de fuerza mayor", basándose en el Reglamento General de la Real Federación Española de Fútbol.