Ivan Rakitic fue el protagonista del Sevilla FC en un mal partido del conjunto de Julen Lopetegui en Wolfsburgo. El centrocampista croata logró el empate para el cuadro de Nervión desde el punto de penalti en los compases finales del encuentro.

Tras el partido, el ex del Barça compareció ante el micrófono de 'Movistar'. Cuando iba a comenzar la entrevista, Rakitic se percató de que desde la grada le habían lanzado un vaso y lo esquivó.

El vaso de cerveza, que pasó muy cerca de la parte derecha de su cabeza, impactó contra la valla publicitaria sin más consecuencias.

 

Al preguntarle al mediocentro por lo ocurrido, Rakitic tiró de señorío y restó importancia a lo sucedido: "No pasa nada, la emoción que hay en el campo la hay igual en la grada".