A eso de las 11.40 de la mañana saltaba la noticia. Josep María Bartomeu había sido detenido. Horas antes los Mossos habían registrado las oficinas del Barcelona, obligando a los trabajadores a abandonar las instalaciones.

Estos registros y detenciones se encuentran dentro de la investigación por el 'Barçagate', un caso que comenzó por la denuncia de varios socios del club y que ha salpicado de lleno a la directiva. Oscar Grau, exCEO del club azulgrana y Roman Gómez Ponti, perteneciente a los servicios jurídicos, también han sido arrestados.

¿De qué les acusan? Se investiga un posible delito de administración desleal además además de un posible delito de corrupción entre particulares. El Barcelona abonaba un millón de euros anuales a una de las empresas, cantidad que era dividida en varias facturas asignadas a diferentes departamentos, para que todas fueran inferiores a 200.000 euros y no tuvieran que ser aprobadas directamente por la directiva.

En total son seis empresas las que el Barça habría contratado para desprestigiar a través de las redes sociales la imagen de algunas personas contrarias a la gestión de Bartomeu. Entre ellos se encontraba Leo Messi, Xavi Hernández o Gerard Piqué, entre otros.

Los Mossos ya llevaron a cabo el pasado verano un registro en las oficinas del club. Un informe de la División de Investigación Criminal de los Mossos entregado a la juez Alejandra Gil Lima, del juzgado de instrucción número 13 de Barcelona, ya advirtió indicios de corrupción.

Los detenidos se encuentran en la comisaría de Les Corts, mientras los registros por parte de los Mossos continúan. El caso 'Barçagate' ha estallado por completo, en un Barcelona que en estos momentos dirige una gestora a la espera de las elecciones del 7 de marzo.