El Real Madrid sigue de resaca de Clásico. No por no haber marcado gol por segundo partido consecutivo, tras sendos 0-0 ante Barcelona y Athletic, sino porque aún colea la actuación arbitral, con el VAR bajo la lupa, sufrida en el Camp Nou. El público del Santiago Bernabéu ha centrado su ira en el sistema de videoarbitraje.

En cuanto se nombró al VAR por megafonía, pitada monumental de los presentes en el templo blanco. Además, un cántico se pudo escuchar en el campo: '¿Para qué está el VAR?'

El motivo, la ausencia de revisión de las dos jugadas en la que los blancos pidieron penalti contra el Barça.

Las dos, sobre Raphael Varane. Una, tras un plantillazo de Lenglet que le provocó una tremenda herida en el muslo. La segunda, de Rakitic. El croata agarró de forma ostensible al central francés a la salida de una jugada a balón parado. Ninguna de las dos acciones se revisó con el vídeo... y habrían podido cambiar el devenir del Clásico.

Además, algunas decisiones de Cordero Vega, el trencilla del partido ante el Athletic, también fueron observadas con gran atención por la hinchada del Real Madrid.

En especial una amarilla que vio Sergio Ramos, en el minuto 88, que supuso la quinta para el camero en la presente temporada. Ahí, el público del Santiago Bernabéu entonó el '¡Fuera, fuera!' para el colectivo arbitral.

El partido terminó con 0-0 y con un reparto de puntos para ambos equipos que deja al Barcelona como líder en solitario con un total de 39 puntos, a dos de los blancos. A pesar de que el Real Madrid dio al palo hasta en tres ocasiones y de que Vinicius tuvo varias ocasiones claras, nadie pudo deshacer la igualada con la comenzó el envite.