Más de tres meses después volvió la Premier League tras el parón por el coronavirus. Y lo hizo con un Aston Villa - Sheffield United en el que el inicio ya ha pasado a la historia del fútbol inglés.

Los futbolistas y entrenadores de los dos equipos, además de los árbitros, se arrodillaron sobre el césped en un gesto contra el racismo que ha sido muy aplaudido por todo el mundo el mundo del fútbol.

Además, en sus camisetas los jugadores han sustituido su nombre por el lema #BlackLivesMatter, que se ha convertido en el símbolo de la reivindicación tras la muerte de George Floyd a manos de un policía en Estados Unidos.

"El Aston Villa y el Sheffield United estamos orgullosos de apoyar las acciones de los futbolistas y entrenadores de ambos clubes en los primero segundos de este partido de la Premier, expresando nuestro apoyo colectivo al movimiento #BlackLivesMatter", ha escrito el club local en sus redes.

 

En LaLiga también se han visto gestos similares. Marcelo, lateral izquierdo del Real Madrid, se arrodilló en Valdebebas con el puño en alto tras su gol ante el Eibar. Un gesto que también se vio en el partido de Segunda División en Fuenlabrada en la primera jornada post-Covid.