Gerard Piqué dejó completamente helado a un Metropolitano ya de por sí frío sin público. El central se retiró llorando del Atlético - Barcelona tras una acción fortuita en la que Ángel Correa se le cayó encima de la pierna derecha con ésta apoyada. La rodilla se le fue por completo.

La acción sucedió en el minuto 59, en una acción en la que Ángel Correa buscaba penetrar por el centro en la defensa del Barça. En esas, el argentino cayó por la presión de un jugador del Barça. Inmediatamente, Piqué se fue al suelo con evidentes gestos de dolor.

Le cogió con la pierna apoyada, y la rodilla se le dobló por completo. El trencilla tuvo que parar el partido en la jugada para que las asistencias pudieran atender a un Piqué que, en el verde, ya sabía que la cosa no pintaba bien.

Finalmente, se han cumplido parte de los peores presagios y Piqué tiene afectado el ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha.

"Las pruebas realizadas a Gerard Piqué han mostrado que tiene un esguince de grado 3 en el ligamento lateral interno y lesión parcial del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha. Es baja y la evolución marcará disponibilidad", dice el Barça.

 

Se fue, sustituido por Dest en un Barça que no contaba con más centrales que él y que Lenglet. Y se fue llorando, andando como podía para poner rumbo a vestuarios.

Gerard Piqué es uno de los grandes nombres del Barça tanto en el campo como fuera de él, siendo uno de los líderes del vestuario y de los más veteranos que hay en la entidad azulgrana.

Te puede interesar

¿Dónde iba Ter Stegen? Su garrafal fallo justo antes del descanso en el gol de Carrasco