"El club puede anunciar hoy que Mauricio Pochettino y su cuerpo técnico Jesús Pérez, Miguel D’Agostino y Antonio Jiménez han sido relevados de sus funciones", comunicó este martes el Tottenham en sus redes sociales.

 

Ya estaba. El entrenador que maravilló al mundo del fútbol el año pasado metiendo en la final de la Champions a un equipo que no había podido fichar en verano... era fulminantemente despedido. ¿Y el motivo? Ni un solo partido ganado desde septiembre y tener al equipo 14º en la Premier a 11 puntos de la Champions: fútbol del siglo XXI, al fin y al cabo.

 

Pero la pregunta que nos hacemos ahora es si el Real Madrid, y en concreto Florentino Pérez, seguirán de cerca a este entrenador que siempre ha sido del gusto del club y del que, tras su millonario despido, ya no deberían encontrarse obstáculos económicos para su futura contratación.

Sí, por supuesto, cuenta con el principal impedimiento de que el proyecto de Zinedine Zidane se ha reforzado en las últimas semanas... Pero en este juego de tronos que vive siempre el banquillo de Chamartín, la inesperada libertad de Mauricio Pochettino pone en jaque a Florentino, obstaculiza a Mourinho, y quién sabe si es el caballo de Troya contra Zinedine Zidane.