Un derbi siempre supone que la tensión se dispare y prime sobre todas las cosas la victoria. Sin embargo, en el partido que disputaban las categorías inferiores de fútbol sala del Sporting de Lisboa y el Benfica, ocurrió algo, cuanto menos, sorprendente.

En una acción ofensiva del conjunto verdiblanco, el árbitro indica penalti por una supuesta mano de un defensor del Benfica. Sin embargo, el atacante del Sporting de Lisboa le dice al colegiado que no ha sido penalti y que no debe decretar la pena máxima.

 

Seguidamente, el árbitro decide revocar su decisión y le saca a Dinis, jugador del Sporting, una tarjeta blanca de Fair Play. En ocasiones, son los más pequeños los que dan ejemplo en el deporte.