Pepe Reina, portero del Aston Villa cedido por el Milan, concedió una entrevista a 'El Partidazo' donde reconoció haber pasado el coronavius, aunque no se hizo la prueba.

"Esta semana he pasado el 'bicho' y atrás queda. He tenido más precauciones pero estamos dejándolo atrás. Aquí tests no se hacen, a no ser que estés muy mal y tengas que ir al hospital para que te lo hagan. Los síntomas han sido de ello. Ha sido como si me hubiera pasado un camión por encima. Ahora me encuentro fenomenal", explicó el campeón del mundo.

Además, el guardamenta afirmó que es un "privilegiado" en esta cuarentena: "Para mí es muy fácil estar confinado, los que tienen cojones son los que viven en un piso de 70 metros cuadrados con tres niños; esos también son héroes".

Por otro lado, en relación a la reanudación de las competiciones, aseveró: "El bienestar de la humanidad es lo importante con lo que ha liado este puto virus. Es difícil plantearse volver a jugar. Hay muchísimo intereses y muchísima pasta pero igual que hay muchos ámbitos en la economía que van a sufrir y el fútbol no es lo más importante. Para mí no tiene sentido jugar sin público. Nos sentimos más realizados si es con gente pero sobre todo tiene que ser lo más saludable".

También explicó estar muy pendiente de la situación que se vive en España con el COVID-19 en auge: "Es imposible desconectar de lo que pasa en España, sigo mucho más lo que pasa ahí o en Italia que lo que pasa en Inglaterra. Hay mucha gente cercana pasándolo mal".

 

Por último, volvió a referirse a Clara Ponsatí tras la polémica que se desató la semana pasada con su frase "De Madrid al Cielo": "El leñazo se lo metieron a sí mismo porque son gestos vomitivos y despreciables. Hablan por sí mismo ese tipo de detalles. Ahora hay que crispar lo menos posible y estar más unidos. Somos un país de raza".